lunes.13.noviembre.2017
Boca Unidos no detiene la caída
Ayer sumó su décimo partido sin poder ganar. San Martín de Tucumán lo superó en Corrientes (2-1) “corriendo” de atrás porque en la etapa inicial Osmar Ferreyra puso en ventaja al local. De nuevo careció de volumen de fútbol y no alcanza con la entrega de todo el equipo.
Cuan­do la ma­no vie­ne cam­bia­da, po­cas co­sas de lo que uno in­ten­ta sa­len bien. Si no, que lo di­ga Bo­ca Uni­dos que ayer vol­vió a per­der de lo­cal, es­ta vez fren­te a San Mar­tín (2-­1) de Tu­cu­mán en un par­ti­do so­la­men­te dis­cre­to de la 8ª fe­cha del tor­neo de la B Na­cio­nal de la AFA y en lu­gar de en­gro­sar su pro­me­dio, el de los des­cen­sos, si­gue en­fla­que­cien­do más. Tan­to que hoy vol­vió a en­trar en la zo­na ro­ja y su­ma diez los en­cuen­tros sin triun­fos.
“No hay con qué dar­le”, di­jo un pla­te­ís­ta alu­dien­do al pre­sen­te de Bo­ca Uni­dos. Fue al fi­na­li­zar el par­ti­do en el que hu­bo fas­ti­dio con al­gu­nos ju­ga­do­res, es­pe­cial­men­te con Hi­la­rio Na­va­rro (el co­rren­ti­no que de­jó de ju­gar en pri­me­ra pa­ra su­mar­se a Bo­ca Uni­dos) por su dé­bil re­sis­ten­cia en el se­gun­do gol con­ver­ti­do por Juan Ga­le­a­no. El ar­que­ro se arro­jó bien ha­cia don­de iba la pe­lo­ta que no te­nía po­ten­cia e ines­pe­ra­da­men­te no al­can­zó a des­viar ha­cia un cos­ta­do in­tro­du­cién­do­se en el ar­co an­te la de­sa­zón de to­dos.
La gen­te no lo po­día cre­er. No pa­re­cía un re­ma­te de esos que lla­man de gol. Sin em­bar­go sig­ni­fi­có el se­gun­do de San Mar­tín de Tu­cu­mán que sin ha­cer de­ma­sia­do dio vuel­ta un par­ti­do bas­tan­te pa­re­jo, en el que a los dos les to­có ge­ne­rar buen fút­bol y mu­chas ve­ces el vér­ti­go fue su­pe­rior, sin que apa­rez­can los ju­ga­do­res ca­pa­ces de ma­ne­jar los tiem­pos del jue­go po­nien­do un po­co de luz an­tes tan­ta os­cu­ri­dad.
Bo­ca Uni­dos sa­lió a ju­gar con el mis­mo es­que­ma del en­cuen­tro an­te­rior, de­jan­do co­mo úni­co pun­ta a Pa­blo Ve­get­ti y la in­ten­ción de avan­zar por los cos­ta­dos de Die­go So­sa y Ger­mán He­rre­ra y un po­co más atrás Os­mar Fe­rrey­ra, sin ale­jar­se de­ma­sia­do del área pa­ra sa­car pro­ve­cho de su bue­na pe­ga­da.
T5
Mas Leídas